domingo, 14 de diciembre de 2014

Triciclo antiguo


Una de las cosas que más me gusta hacer en miniatura son los juguetes y más aún los antiguos, así que no he podido resistirme a copiar un triciclo que he encontrado en la red, Este es el resultado, no está perfecto, pero le tiene bastante aire.


Lo primero ha sido copiar más o menos la silueta para hacerme una idea de cómo van a ser las piezas

He calcado todas ellas en madera de balsa de 4 mm de ancho.


Con un cúter las he recortado


Y las he pulido con papel de lija


Para el manillar, he usado un palillo, cortando unos 2 cm, el de la foto quedaba demasiado largo. Lo he traspasado perforando en la marca de la cabeza, pero podría haberlo pegado sin más.


A fin de que no quedase tan rígido, he tenido que cortar las patas delanteras para poder girarlas y, para unirlas, he utilizado una tira de aluminio de unos 35 x 5 mm


Con el minitaladro, he perforado en el centro un botón (que será la rueda delantera) y también las patas delanteras.

No tenía alambre, así que me las he tenido que arreglar con un clip para hacer el eje de los pedales. También he recortado unos círculos en cartulina para tapar los demás agujeros del botón.


Esta es la rueda con el eje para los pedales


Para las ruedas traseras he vuelto a utilizar botones, más pequeños, y los he forrado también con círculos de cartulina, pero no los he perforado, están pegados a una varilla de madera de 30 mm de larga y 4 mm de ancha. He colocado los pedales, de la misma varilla y de 7 mm de largos.


En esta foto, se puede ver que he tallado el sillín para que haga una forma más triangular.


Ya tenemos el triciclo, ahora toca pintarlo.



Esta es la foto de donde lo he copiado, es mucho  más bonito, pero no descarto copiar el caballito también.


No se si os pasará lo mismo que a mí pero, por mucho que lo miro, no acabo de decidir si es un caballito o un perrito, el caso es que he preparado este dibujo primero, dándole más forma de caballo, aunque finalmente he decidido que lo mejor era copiarlo tal como es en la fotografía.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Astrolabio


Tercer día del Calendario de Adviento de El Loco Mundo de las Minis, parece mentira que haya transcurrido tan rápido el año, en cualquier caso, aquí estamos con nuevos tutoriales y hoy me toca a mi.

Voy a explicaros cómo he hecho este astrolabio, un instrumento que me parece muy decorativo.


Este es el material utilizado: una aguja de coser, un alfiler, un botón, una de las partes de un corchete vamos que he saqueado el costurero), plástico flexible, en este caso es la tapa de una libreta ya gastada, podría haber utilizado también el plástico de algún envase, tijera o cúter, dos bolitas de bisutería, pegamento y, para darle el toque de metal viejo las pinturas que aquí se ven.


He cortado una tira de plástico de 43 x 3 mm y otra tira de 150 x 2 mm, aunque viendo el resultado, esta de 2mm podría haber sido más finita, quizás de 1,5 mm.


Divido la tira larga en 3 partes iguales.


Atravieso 2 de las tiras finas con un alfiler en el centro y los extremos.

 

Traspaso con la aguja la primera tira empezando por los extremos.


Para que no quede demasiado abultado en el mismo lado, la segunda tira la coloco al revés, empezando por el centro.




Como ahora ya están bien encarados, empiezo a darle forma colocando primero la tira ancha y luego los dos círculos.


Coloco la tercera tira así.


Perforo con el alfiler el corchete.


Y lo pego al botón, además de pegar las 2 bolitas en la punta del alfiler.

                            

Pego la tira interior y recorto en el mismo plástico la punta y el extremo de la flecha.


Ya va pareciendo algo.


Lo pego en la base.


Ahora toca el acabado, primero he dado una capa de pintura metálica bronce.


Luego una capa de barniz.


Y para finalizar y que parezca envejecido, pintura acrílica gris un poco diluída en agua.

 

Mientras hago las fotos, una hormiga curiosea el extraño artefacto


y no puede evitar la tentación de subirse a investigar.



miércoles, 20 de agosto de 2014

Regalo a una amiga

De nuevo he incumplido mi propósito de actualizar el blog con más frecuencia, pero lo cierto es que llevo muchísimo tiempo que no hago nada nuevo, así que no me queda otra que rebuscar por aquí a ver qué hay. Hoy voy a publicar el regalo que hice para una buena amiga hace casi tres años pero que, por unas cosas y otras, no pude entregárselo hasta hace unos meses. Conseguí, con malas artes, todo hay que decirlo, que me enviase unas fotos de un rincón que había preparado su marido en su casa y del que ella estaba muy orgullosa puesto que todo lo había hecho él y esta es la copia que hice. 

No quería que quedase demasiado plano así que coloqué todo en diagonal y, de paso, conseguí un hueco detrás de la ventana que hace que la cortina no quede aplastada o que uno de los lados resultase más ancho que el otro.


Aquí se puede ver el original y todas las diferencias, para empezar todo es mucho más estilizado, no logré dar con el tono de las puertas, ni las proporciones, pero no conseguí hacerlo mejor.


La hortensia no aparecía en este lugar, sino en otra parte del jardín, pero me tomé la libertad de moverla de sitio. Hice un pequeño tutorial de la hiedra que se puede ver aquí.


Como no me gusta dejar las cosas vacías, rellené el armario con diferentes herramientas, botes de pintura, abonos... lo que se me ocurrió sobre la marcha.


La cesta con setas es otra licencia que me he tomado conociendo su afición a buscarlas. Y esto es todo por hoy.




Hiedra




Estos serían nos materiales que he usado: 


Empiezo pegando  trozos de cobre sobre  la cinta de carrocero hasta formar la rama completa


También las hago con más ramificaciones


Pego la otra parte de la cinta


 Dibujo las distintas hojas (para que se vea el proceso, en realidad las recorto sobre la marcha)


Marco con un punzón los nervios de las hojas


Recorto todo


En este momento conviene pintarlas pues luego cuesta más. Pinto más oscura la cara de las hojas


El envés  un poco más claro


A continuación retuerzo tanto el tallo central como los de las hojas


Advierto que hay que hacer muchas, muchas para conseguir que quede una enredadera bien tupida


El mismo proceso lo utilicé en su día para hacer el emparrado, modificando un poco la forma de las hojas